LEUCOCITOS ALTOS

Los leucocitos se encuentran en la sangre y el sistema linfático y su función principal es combatir las infecciones virales o bacterianas en el cuerpo.
El recuento de glóbulos blancos o leucocitos puede dar un resultado normal, aumentado o disminuido. En esta cuenta se incluyen las variaciones posibles dentro de un porcentaje aceptable, que dependerá de la proporción de cada familia de los bancos de sangre. En ocasiones luego de un examen de sangre, se deja de manifiesto que los leucocitos se encuentran altos, esto sucede por algunas infecciones como nasofaringitis, bronquitis, pielonefritis, apendicitis, peritonitis, etc. Es decir, los leucocitos se incrementan cuando se está transitando por un proceso de enfermedad inflamatoria, en particular en las llamadas enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide y las antes mencionadas. Un alto nivel de leucocitos indica que algo está sucediendo en el organismo y que se está tratando de combatir, así que sería una buena noticia porque las células especializadas para lidiar con enfermedades o agentes externos están funcionando.
Lo que sucede en términos científicos, cuando los leucocitos están altos, es que se está presentando un aumento de neutrófilos inmaduros, llamados bandas, que por lo general representan una respuesta a la infección bacteriana. Aquí cabe señalar que los neutrófilos también se elevan en respuesta al estrés.
Otros hechos que llevan a un aumento de leucocitos están relacionados con algunas reacciones alérgicas e inmunológicas, que pueden causar erupciones cutáneas y problemas respiratorios. Es necesario saber que la infección causa síntomas diferentes dependiendo de la ubicación. Los ganglios linfáticos pueden estar agrandados y sensibles al tacto. El bazo y el hígado pueden aumentar de tamaño.
Los eosinófilos (componentes de los leucocitos) también aumentan como una reacción al asma, o por sensibilidad a la aspirina, alergias y reacción a algunos fármacos, además de un gran número de infecciones. Los basófilos y monocitos también se elevan en respuesta a las infecciones y enfermedades específicas.
Los leucocitos también pueden aumentar debido a la presencia de algunas anormalidades de la médula ósea, entre las que se incluyen cáncer, leucemia aguda o crónica, pérdida aguda de sangre, toxinas, ciertos medicamentos y los traumatismos. Los síntomas dependerán de la causa, la leucemia puede causar palidez, debilidad, aumento del riesgo de infección, fiebre, hematomas y sangrado. Sin embargo para estos casos serán necesarias más investigaciones para poder establecer un diagnóstico preciso.
La clave para reducir o prevenir un gran número de leucocitos altos es ayudando a tu sistema inmunológico, llevar una dieta sana, haciendo ejercicio, evitando el estrés, así como tomar una dosis diaria de vitaminas.

LOS LEUCOCITOS

Los leucocitos o glóbulos blancos son las células del sistema inmune. Se producen en la médula ósea y en la sangre, la linfa, los órganos linfoides (ganglios linfáticos, bazo, amígdalas y adenoides, y parches de Peyer) y muchos otros tejidos del cuerpo. Los adultos sanos tienen normalmente entre 4,5 mil millones y 13,5 mil millones de células blancas de la sangre por litro de sangre. A medida que aumenta su número, se denomina leucocitosis, cuando disminuye su número, se llama leucopenia.
Los leucocitos son producidos por la médula ósea y están presentes en la sangre, la linfa, los órganos linfoides. Su nombre proviene de la centrifugación de muestras de sangre, lo que corresponde a los eritrocitos rojos, la capa de plasma transparente y la capa intermedia blanca con leucocitos.
Los leucocitos incluyen principalmente tres familias de células, en función de su morfología y actividad:
• Monocitos, que representan el 5% de los leucocitos. Los monocitos son células grandes del sistema inmunitario. Su función es eliminar piezas extranjeras y la presencia de estos cuerpos extraños en sus membranas. Es decir destruyen los residuos de gran tamaño.
• Linfocitos, que representan el 25% de los leucocitos. Los linfocitos son las células blancas de la sangre que desempeñan un papel importante en el sistema inmunológico. Por eso es que están implicados en el reconocimiento específico de antígenos. En términos de estructura y función, hay dos líneas diferentes: los linfocitos B y los linfocitos T. El papel de los linfocitos B es la producción de proteínas llamadas anticuerpos, son por lo tanto responsables de la inmunidad humoral. Por su parte, los linfocitos T también llamados timocitos o células T, son una clase de linfocitos que juegan un papel importante en la respuesta inmune. “T” representa el timo. Son responsables de la inmunidad celular: las células (bacterias, células cancerosas) reconocidas como extrañas son destruidas por un complejo mecanismo .
• Granulocitos, que se forman en la médula ósea, y representan el 70% de los leucocitos. Su función es la de fagocitosis, es decir la destrucción de microbios, por esto es que participan en contra de las bacterias, parásitos y alergias. Hay tres tipos de granulocitos, conocidos como neutrófilos, basófilos y eosinófilos. Los neutrófilos representan el 99% de los granulocitos. Sus células tienen un papel crucial en la fagocitosis cuando se enfrentan a una célula extraña o infección. La fagocitosis se produce justo después de la estimulación de neutrófilos por un antígeno transportado por la célula diana con la emisión de seudópodos que rodean a la célula diana, y, finalmente, se incluyen en el cuerpo celular de los neutrófilos. Los basófilos son los más raros (0,3%) de los granulocitos. En sus células se almacenan muchas moléculas químicas, en particular, la histamina, la serotonina, y la heparina. La histamina y heparina se usan para prevenir la coagulación en los vasos sanguíneos. Los eosinófilos, por su parte, representan el 0,7% de los granulocitos. Sus células tienen un papel importante para hacer frente a los parásitos en el cuerpo.
Dado lo anterior se puede inferir la gran importancia de los leucocitos para el buen funcionamiento del organismo ya que de manera general sus funciones en conjunto incluyen:
• Producción de anticuerpos.
• La producción de proteína.
• Abordar los parásitos del cuerpo y destruirlos.
• Aumentar la permeabilidad de los capilares sanguíneos.
• Evitar la coagulación en los vasos sanguíneos
• Activar la respuesta inflamatoria.
• Desencadenar una reacción alérgica.
• Destrucción de las células infectadas o muertas.