LEUCOCITOS ALTOS

Los leucocitos se encuentran en la sangre y el sistema linfático y su función principal es combatir las infecciones virales o bacterianas en el cuerpo.
El recuento de glóbulos blancos o leucocitos puede dar un resultado normal, aumentado o disminuido. En esta cuenta se incluyen las variaciones posibles dentro de un porcentaje aceptable, que dependerá de la proporción de cada familia de los bancos de sangre. En ocasiones luego de un examen de sangre, se deja de manifiesto que los leucocitos se encuentran altos, esto sucede por algunas infecciones como nasofaringitis, bronquitis, pielonefritis, apendicitis, peritonitis, etc. Es decir, los leucocitos se incrementan cuando se está transitando por un proceso de enfermedad inflamatoria, en particular en las llamadas enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide y las antes mencionadas. Un alto nivel de leucocitos indica que algo está sucediendo en el organismo y que se está tratando de combatir, así que sería una buena noticia porque las células especializadas para lidiar con enfermedades o agentes externos están funcionando.
Lo que sucede en términos científicos, cuando los leucocitos están altos, es que se está presentando un aumento de neutrófilos inmaduros, llamados bandas, que por lo general representan una respuesta a la infección bacteriana. Aquí cabe señalar que los neutrófilos también se elevan en respuesta al estrés.
Otros hechos que llevan a un aumento de leucocitos están relacionados con algunas reacciones alérgicas e inmunológicas, que pueden causar erupciones cutáneas y problemas respiratorios. Es necesario saber que la infección causa síntomas diferentes dependiendo de la ubicación. Los ganglios linfáticos pueden estar agrandados y sensibles al tacto. El bazo y el hígado pueden aumentar de tamaño.
Los eosinófilos (componentes de los leucocitos) también aumentan como una reacción al asma, o por sensibilidad a la aspirina, alergias y reacción a algunos fármacos, además de un gran número de infecciones. Los basófilos y monocitos también se elevan en respuesta a las infecciones y enfermedades específicas.
Los leucocitos también pueden aumentar debido a la presencia de algunas anormalidades de la médula ósea, entre las que se incluyen cáncer, leucemia aguda o crónica, pérdida aguda de sangre, toxinas, ciertos medicamentos y los traumatismos. Los síntomas dependerán de la causa, la leucemia puede causar palidez, debilidad, aumento del riesgo de infección, fiebre, hematomas y sangrado. Sin embargo para estos casos serán necesarias más investigaciones para poder establecer un diagnóstico preciso.
La clave para reducir o prevenir un gran número de leucocitos altos es ayudando a tu sistema inmunológico, llevar una dieta sana, haciendo ejercicio, evitando el estrés, así como tomar una dosis diaria de vitaminas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>